Crema de calabaza con pesto de piñones y queso de cabra

El otoño nos brinda multitud de colores en la naturaleza y muchos buenos recursos de temporada para la cocina. La transición entre los gazpachos de verano y las sopas calientes de invierno se materializa con un sinfín de combinaciones donde los protagonistas son, entre otros, las setas, las castañas o la calabaza.

En esta ocasión, prepararemos este entrante a base de calabaza, perfecto para las veladas otoñales. En ocasiones lo hemos preparado añadiéndole a la calabaza algún compañero de crema como la pera o la naranja; así contrastamos el dulce potente de la calabaza y le damos un matiz que presta a adivinanzas dirigidas a los comensales. Las respuestas pueden ser sorprendentes. A raíz de una comida que preparé en casa para la familia, oficializando la llegada del otoño, encontré en internet una de las muchas recetas dedicadas a la crema de calabaza. Lo que me interesó fue la fresca incorporación del pesto, que me apasiona, y el punto contundente y más pesado del queso de cabra.

El resultado es francamente sorprendente. Con estos dos últimos añadidos, conseguimos sacar el plato de la clásica crema de calabaza y darle un punto más cremoso, por el queso, y rustido por el pesto y los piñones tostados.

INGREDIENTES (para 4 comensales)
500 grs. de calabaza
dos patatas medianas
una cebolla mediana
½ vaso de cognac o licor parecido
½ vaso de crema de leche
1 litro de agua
queso de cabra
albahaca fresca
queso parmesano rallado
piñones
sal, aceite de oliva y pimienta

PREPARACIÓN
Ponemos a calentar a fuego medio una cazuela con un poco de aceite de oliva. Cortamos la cebolla en juliana y la rehogamos en la cazuela hasta que esté transparente (unos diez minutos). Añadimos la calabaza y la patata peladas y cortadas a dados de tamaño mediano. Añadimos el cognac (o licor escogido), sal y pimienta (blanca) al gusto y dejamos cocer con la cebolla unos cinco minutos. Añadimos el litro de agua, que hemos llevado previamente a ebullición para no romper el ritmo de cocción de las verduras. Tapamos y dejamos cocer unos 20 minutos, hasta que la calabaza esté tierna. Retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco.

Pasamos por el túrmix, con paciencia, hasta conseguir una crema homogénea. Al final, añadimos la crema de leche y nos ayudamos con la batidora para emulsionar toda la mezcla. Reservamos.

Para el tuneo posterior de la crema, primero tostamos los piñones. Por otro lado, mezclamos unas hojas de albahaca fresca con aceite de oliva, sal, un poco de queso parmesano rallado y lo trituramos (si ya no disponemos de albahaca puesto que la temporada se terminó, sírvanse de una salsa pesto -lo más ecológica que encontremos- sin piñones). Añadimos la salsa resultante a los piñones tostados.

Finalmente, cortamos unos dados de 1 centímetro de grosor de queso de cabra. Ya estamos listos para presentar el plato.

Cuando sea el momento de servir la crema de calabaza, volver a calentarla a fuego medio, mezclando con una cuchara de madera para evitar que se pegue. Cuando esté templada (o caliente, según la temperatura de servicio que prefiráis), servir en un cuenco o plato hondo, añadir unas gotas del pesto con piñones y, finalmente, colocar en el centro del plato 4 o 5 dados de queso de cabra.

Crema de calabaza con pesto de piñones y queso de cabra

Crema de calabaza con pesto de piñones y queso de cabra

MARIDAJE MUSICAL
Dianne Reeves & Russell Malone – “I’m in love again”

En otoño, los días se acortan y el jazz se va desnudando. Aprovechando que este fin de semana tuve el privilegio de ver, por cuarta vez, a Dianne Reeves en concierto, ilustraremos esta receta con su versión de “I’m in love again” de Cole Porter, acompañada por la guitarra de su inseparable Russell Malone.

EL VINO…
Gotes del Priorat 2012 (Portal del Priorat)

La calabaza, los piñones y el queso son sabores dominantes que armonizamos con un vino igualmente potente, por su DO de procedencia, pero con un carácter más suave y versátil que muchos de sus tocayos del Priorat. Gotes del Priorat se compone de uva garnacha y cariñena de viñedos plantados sobre pizarra de orientación norte/noroeste, azotados por el viento de Garbí a través del valle del río Siurana. Este vino, de color púrpura de intensidad media, ofrece notas de frutos rojos y negros con un final que recuerda a la nuez moscada y la regaliz. En boca, pese a tener el alma de un Priorat, logra ser fresco, y con taninos suaves.

Anuncios
Etiquetado , , , ,

2 pensamientos en “Crema de calabaza con pesto de piñones y queso de cabra

  1. Marina dice:

    “El cocinero es un artista, es un individuo que trabaja todos los sentidos: el gusto, el olfato, la vista, el tacto y hasta el oído” (Guillermo Rodríguez)
    Enhorabona per aquesta nova iniciativa, Cuiner de les Emocions! ¡Este blog es rico rico y con fundamento! Benvingut a la bloguesfera, gaudeix l’experiència i gràcies per
    compartir-la! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Draarianacostacapín

Sexología Clínica

Chiara ideas dulces

Muchas ideas dulces y saladas para tu día especial!

comerJapones.com

Blog sobre cocina, vinos y música

Gastronosfera

Blog sobre cocina, vinos y música

Natalia Penchas

Cocina y fotografía

Directo al Paladar

Blog sobre cocina, vinos y música

El Comidista

Blog sobre cocina, vinos y música

HACIENDO BUENAS MIGAS

Blog sobre cocina, vinos y música

A %d blogueros les gusta esto: